Más allá de lo que marca la exigente normativa europea

San José Valdeflórez es un proyecto sostenible, ideado con el máximo respeto al medio ambiente, pensado para minimizar el impacto sobre el entorno, la fauna y la flora del lugar. Se han analizado en detalle las posibles afecciones y se proponen medidas de protección, corrección y de rehabilitación del espacio afectado. En un afán constante por salvaguardar y convivir con el medio, el proyecto irá más allá de lo que marca la exigente normativa europea.

Agua

La explotación necesitará agua reciclada de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) y agua reutilizada de los procesos de recirculación interna, tratada a través de la purificación en un circuito cerrado, para lo que se construirá una planta de ósmosis inversa. Asimismo, son geológicamente imposibles las filtraciones al acuífero del Calerizo.

Impacto acústico

La orografía del terreno actuará como barrera acústica natural. Adicionalmente, en la zona norte del proyecto, se ha diseñado una barrera acústica y visual que evitará la propagación de ondas sonoras a través del valle. Además, la mina solo se operará en turnos de día.

Residuos

La forma elegida para apilar los ‘tailings’, el material extraído del yacimiento, son los ‘Dry stack tailings’, una forma más novedosa, que aporta seguridad, reduce el consumo de agua y no necesita una balsa para secar el material. Más del 99% de los residuos son inertes; de hecho, el 80% son solo roca pulverizada.

Flora y fauna

Se ha llevado a cabo un estudio exhaustivo de la flora y fauna avistadas en la zona del proyecto y alrededores junto a consultoras especialistas. Antes de iniciar la actividad, se realizarán nuevas exploraciones para evitar posibles afecciones sobre la fauna. Se seguirá un estricto programa de vigilancia para garantizar la preservación de los valores ambientales.

Calidad del aire

En la actividad se minimizará la dispersión de polvo a través de varias medidas: colocación de pantallas de tierra vegetal, mantenimiento de las manchas de vegetación arbórea, restauración progresiva de la escombrera y riego de pistas, entre otros. Además, La predominancia de vientos de rumbo suroeste (enlace) atenuará cualquier posible impacto sobre la calidad atmosférica de Cáceres.

Impacto visual

Las actividades en el yacimiento no serán visibles ni desde Cáceres ni desde la autovía a Trujillo. Además, para minimizar el uso de iluminación artificial, se ha limitado la extracción al turno de día y se plantea que toda la fábrica o grandes porciones estén cubiertas, lo que reduce sensiblemente la contaminación lumínica.

El yacimiento

El yacimiento será mucho menor de lo que se ha tratado de difundir. La empresa ha realizado un importante esfuerzo por reducir el volumen extraído y las dimensiones de la mina, que abarcará un máximo de 668 por 454 metros.

━ Planes de futuro

Se contemplan diferentes opciones para rehabilitar el yacimiento tras su explotación: desde un reservorio de agua dulce hasta un anfiteatro.

Rehabilitación

El proyecto prevé la inversión de 16 millones de euros en la rehabilitación del terreno, que se iniciará poco después del comienzo de la producción minera. Se emplearán las mejores prácticas mundiales para recuperar la vegetación de la zona.

La restauración integrada del yacimiento se realizará una vez concluyan las operaciones extractivas. Al final de su explotación, la corta se podría convertir en un reservorio de agua dulce, que podrá ser empleado para uso lúdico y actividades de recreo. También se contemplan otras opciones que, igualmente, podrían resultar atractivas para los cacereños. Entre los ejemplos considerados, la reconversión del yacimiento en un anfiteatro, opción ya empleada en proyectos finalizados en Australia o en Suecia (en la imagen).